Un corredor desde el confinamiento.

Publicado por Albroksa, el 27 abril, 2020

Os traemos la entrevista de Francisco Alcántara, Socio director de Albroksa para ADN del Seguro.

Dos días antes de declararse el estado de alarma, en la empresa decidimos pasar a teletrabajo, con ciertas dudas, suponía paralizar la forma tradicional en la que hemos gestionado la correduría, asumir que entrábamos en una nueva etapa, que incidía brutalmente en nuestro día a día, pero que teníamos que hacerlo por la salud de todo el equipo y de nuestras familias.

No nos gustaba alguna de las noticias que aparecían, donde alguna correduría alardeaba que ellos contaban con un plan, y que al primer contagiado verificado, entonces podrían enviar a su casa a toda la plantilla, lo que a todos luces ese plan estaba abocado al fracaso desde el punto de vista de la más simple prevención de riesgos laborales.

Además esta decisión la tomábamos un viernes 13, el domingo 15 de marzo, se disiparon todas la dudas, ya estábamos todos confinados.

En un primer momento, uno estaba hasta satisfecho por haber conseguido ese movimiento que evidenciaba que contamos en la empresa con la tecnología y la flexibilidad suficiente para pasar en un par de horas al teletrabajo, sin que hubiera habido ningún plan de contingencia previo.

Pero desde el primer día, comenzaron a surgir las dudas sobre la productividad,  derivada de la merma fuerte en la actividad comercial, en nuestro caso, hemos tenido picos diarios de reducción de la nueva producción en un 80%, si en los servicios centrales estábamos ya todos confinados, ¿cómo vamos a conseguir que nuestra red comercial, formada por delegados franquiciados, estuvieran abiertos  y en predisposición de generar nuevo negocio?

Primera conclusión: la satisfacción tecnológica por pasar al teletrabajo, se ve inmediatamente abofeteada por la cruda realidad en la que vive el país.

Todos volcados hacia la retención de la cartera, todos llamando a los clientes, donde les decimos que aquí estamos para lo que haga falta, sobre todo para bajar un determinado % el precio de la renovación del seguro, mientras las televisiones comienzan a bombardearnos con ese reguero estadístico de fallecidos, contagiados y altas, con esa retahíla de comparecencias, con ese festín de aplausos a las ocho, con ese manejo de la información que intenta ensalzar al policía, al sanitario, al transportista como héroes anónimos, dispuestos a dejarse la piel en cada rincón de esta batalla cruenta contra la expansión de la pandemia, que si bien es absolutamente cierto, no deja de ocultar la realidad, que no estábamos preparados para esto.

En un artículo reciente de José Alejandro Vara en VozPópuli, se podía leer, “quieren una España confinada y anestesiada. Entre Netflix y Matrix, infantilizada y boba”

Segunda conclusión: nunca nos hemos preparado para parar una economía, todas las teorías económicas, apuntan en el sentido contrario. Reactivación, rescate, crecimiento, nunca al revés.

Aluvión de medidas de las Aseguradoras en favor de unos clientes que muchos han tenido que parar la actividad productiva o simplemente dejar de facturar, por cierre temporal del negocio.  Fraccionamientos sin recargos, o con poco recargo, qué gran noticia para mi cliente, o mejor aún, le íbamos a subir la renovación un 4% pero para ayudarle en este momento, solo le subiremos un 2%.

La mejor de todas esas comunicaciones es cuando veo perplejo que en pleno bulo de que no pagaremos los siniestros de circulación, con el daño que ocasione a nuestra nunca bien reconocida imagen del seguro ante la sociedad española, para amortiguar este impacto, mi compañía favorita de subsidio por baja laboral, pregona que no atenderá ningún siniestro a causa de baja por covid 19, que se lo digamos a nuestros clientes autónomos, al mismo tiempo que le llamamos para venderles un producto adicional, para que dejemos de tener pólizas con patas, y pasemos a tener clientes fieles.

Veo a AEMES, sí la patronal de la mediación, sí tenemos una patronal, más activa que nunca, intentando canalizar información fiable ante el maremágnum de novedades legales que nos afectan de lleno, en el terreno laboral o fiscal.

Una de esas novedades provoca un encendido debate en uno de mis grupos de whatsapps, que hoy tienen todos una inflación de comunicaciones, en este caso, sobre la conveniencia o no de dotar de mayor liquidez a los planes de pensiones ante esta situación excepcional, lo peor de este debate, en el fondo, es que no nos fiamos de dónde viene, de quienes consideran que tener planes de pensiones privados individuales es de ricos, y que lo mejor son los planes de pensiones de empleo, donde hay un equilibrio entre el patrono y los empleados, gracias a los comités de empresa. Busco en mi base de datos, cuántas empresas tengo con planes de pensiones de empleo, cero. Ah, que esto es solo para las grandes empresas y para los grandes brokers, perdón entonces.

Nos piden paciencia, resignación, unidad, lealtad, pero mientras tanto seguimos  viendo como los EPIS no llegan, como esas estadísticas no reflejan la realidad, y lo peor de todo, como el bicho se acerca, y se lleva la vida de dos padres de amigos íntimos, sin poder acudir siquiera al tanatorio.

Pero sigamos avanzando en el confinamiento, descubres tu plataforma favorita para videoconferencias, tu nueva mensajería instantánea, te sientes de nuevo muy satisfecho, el teletrabajo puede funcionar, la nueva producción se reactiva algo, el amigo sale de la UCI e incluso me atrevo a analizar el informe que realiza ICEA para los que estamos en ADECOSE sobre la situación de la mediación en 2020.

Los corredores tenemos el 18,3% del volumen de negocio, estable, la bancaseguros el 38,2% y el 56,1% de la nueva producción. Con la banca hemos topado de nuevo, se hace viral un video de una chica que vuelve a recordarnos como consiguen este crecimiento, pero es que además, en esta ocasión ante una petición de préstamo, avalado por el Estado para salir de la situación económica desastrosa que estamos iniciando.

Me gusta esa unidad de acción del asociacionismo de nuestra profesión, aún muy fragmentado, pero en esta ocasión “todos a una”, asisto a la enésima videoconferencia donde la conclusión es que vamos a fomentar una iniciativa legislativa popular para declarar la bancaseguros ilegal.

Cuánta tensión contenida se expulsa en ese momento, ya tenemos de nuevo el foco principal de nuestro problema detectado, esos bancos, que socializan las pérdidas y que privatizan el beneficio, venga hagámoslo, y ya de paso los expropiamos y declaramos una única banca pública, universal, transversal e igualitaria.

Tercera conclusión: en momentos de pandemia, dejemos las cruzadas quijotescas,  para cuando podamos ir a manifestarnos y podamos recabar firmas, porque me temo que las recopiladas sin certificado digital no nos van a valer.

Por cierto, en ese informe de ICEA se dice que somos 5.684 corredores y corredurías de seguros en España aproximadamente, porque hasta contarnos nos resulta complicado, derivado de que tenemos que ir no solo al registro central de la DGS sino también a los autonómicos y parece ser que los valencianos y los riojanos tienen competencias asumidas pero les cuesta publicar cuántos corredores han autorizado en sus respectivos ámbitos geográficos.

Nunca entendí que la competencia de la mediación profesional estuviera descentralizada, pero tampoco nos vamos a poner a la altura del ejército, la sanidad, la educación o la caja única de la Seguridad Social.

Lo que está claro es que el número de corredores no deja de crecer en los últimos años, por tanto, todo los gurús apuntando en la necesidad de concentración o integración, de una manera u otra, y el mercado erre que erre en el sentido contrario.

Cuarta conclusión: por mucho que lances un mensaje hasta la extenuación, puede estar chocando contra la cruda realidad constantemente.

Me encanta el anuncio que ha lanzado un banco,  que dice que el dinero hay que verlo como lo ven los clientes, y que ellos siempre estarán del lado de los clientes y de los que crean empleo.

La creación de empleo sostenible y de calidad es algo que me hace sentir especialmente orgulloso de mi profesión en estos momentos, no hemos despedido a nadie ni hacemos ERTE´s los corredores de seguros.

Hoy aprovechamos para seguir formándonos, más que nunca, y no por esa obligación legal, sino porque somos empresarios enfocados hacia el cliente, buscando la máxima competitividad a través de la mejora continua, subiéndonos a la digitalización, y orgullosos de nuestra independencia.

Quinta conclusión: las responsabilidades a la salida, nos vemos pronto y cuidemos nuestra salud,  la de nuestras familias, la de nuestros empleados y nuestros colaboradores. Y si es posible, la de nuestras empresas y las de nuestros clientes también.

 

Francisco Alcántara Grados
Socio director ALBROKSA
Doctor Economía Financiera y actuario de seguros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Albrok Mediación S.A.U. Correduria de Seguros | Registro DGS: J-2652 | Aviso Legal | Política de Privacidad
C/ Ceres, 21 · 10004 Cáceres

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram